Arrival

Muy buena
INFO
MUY BUENAS
ACTUALES
DRAMAS
CIENCIA FICCIÓN

Con Arrival he aprendido tres cosas. Primero, Denis Villeneuve no sabe cómo hacer malas películas. Segundo, Amy Adams es la actriz definitiva de nuestra generación. Y tercero, la ciencia-ficción reflexiva y con sustancia siempre será mejor que solo naves espaciales y fuegos artificiales.

Como ya comenté alguna vez, la ciencia-ficción me parece complicada de reseñar. Siempre hay una dependencia enorme en la trama argumental y cómo esta se resuelve que nunca comento para evitar spoilers. Con Arrival ese problema reaparece a la hora de hablar de ella. En términos (muy) generales, repentinamente aparecen en la Tierra una serie de naves espaciales que se sitúan en varios lugares a través de todo el planeta. No parecen, en principio, tener intenciones hostiles. El gobierno norteamericano pide ayuda a una experta lingüista, Louise Banks, interpretada magníficamente por Amy Adams para intentar entablar comunicación con los recién llegados.

Quiero destacar dos cosas que me han parecido fundamentales en la cinta. La primera es que todas las ideas sobre las que orbita tienen un tema común: la comunicación. Como nos comunicamos los unos con los otros, qué queremos conseguir con ello, la dificultad última de transmitir ideas y sentimientos en el espacio y el tiempo. La empatía (como conclusión irrevocable del entendimiento o comunicación) y la violencia también son tratadas aquí. Es difícil encontrar una película en la que la historia, es decir, la sucesión de eventos y acontecimientos que vemos nos haga reflexionar tan directamente sobre un tema. Eso solo se consigue con un guion excelente.

 

La segunda cosa que me gustaría comentar es cómo la película funciona en dos niveles concéntricos muy muy bien. Es decir, en la parte externa tenemos la trama mundial: aliens, militares, gobiernos, miedo, violencia, valentía, etc. Pero dentro, el corazón de esta película es la historia de una madre y una hija. El amor, el recuerdo, el dolor, la felicidad y la ternura que nacen de esa relación. Es algo similar a lo que se ve tal vez en Interstellar (Christopher Nolan, 2014) con un padre y una hija pero en Arrival en mi opinión está mucho mejor llevado y queda mucho menos pretencioso.

Como ya he dicho, la dirección de Denis Villeneuve es sencillamente perfecta. Ha contado la historia que quería contar. Fotografía, personajes, estructura y sobre todo ritmo están muy bien. Pongo el énfasis en el ritmo porque mantener la tensión y la incertidumbre tan altas en una historia que en el fondo no es más que una sucesión de conversaciones no es nada fácil. El reparto está muy bien con secundarios de lujo como Jeremy Renner o Forest Whitaker pero Amy Adams es la absoluta protagonista y se luce de qué manera. Justo después de verla en Nocturnal Animals (Tom Ford, 2016) cuando la ves aquí te das cuenta de su rango, flexibilidad y capacidad como atriz.

Arrival. Ciencia-ficción con mayúsculas. Envoltorio épico de una historia de amor entre una madre y una hija. Villeneuve no defrauda. Temática interesantísima y ritmo sobresaliente. Una de las sorpresas del año. Totalmente recomendable.

Trailer de Arrival:

2017-05-26T17:33:49+00:00

Leave A Comment