Batman vs Superman

Al límite
INFO
AL LÍMITE
ACTUALES
ACCIÓN
AVENTURAS

Batman y Superman son dos polos diametralmente opuestos. Uno oscuro, atormentado y vengativo, vive de aterrorizar a los criminales de Gotham; el miedo es su razón de ser, su herramienta y su esencia última. El otro, encarnación del bien en sí mismo, justo, compasivo, todopoderoso, una figura casi mesiánica. Representación definitiva de la esperanza humana: podemos ser mejores, solo debemos seguir la estela del hombre de acero de Metrópolis. El primero teme el poder absoluto del segundo, mientras que éste condena el reinado del terror del primero. El choque es, sencillamente, inevitable.

Si eso no es una premisa para una película de acción, apaga y vámonos. Desgraciadamente, Zack Snyder construye una película muy deficiente con la arcilla de unos personajes inmortales. No hay justicia ni para los superhéroes. Se podría decir que este film pasa a engrosar la categoría maldita de oportunidades perdidas. Estructura, ritmo y cohesión son los pilares básicos por los que esta película se derrumba, producto de un guion muy flojo y una dirección efectista pero bastante torpe. Por partes.

Las interpretaciones ocupan todo el espectro posible. Ben Affleck resulta muy convincente (lo mejor de la película), tiene un aire de hombre que puede estallar en cualquier momento. Hierve de rabia y resulta muy inquietante (vamos, que acojona). Jeremy Irons como su segundo de abordo está fenomenal también: cínico, desencantado, lúcido, leal. Los demás van desde pasables (Henry Cavill como Superman o Amy Adams como Lois Lane) a catástrofe de proporciones épicas (Jesse Eisenberg como Lex Luthor, ay Jesse!). Sin embargo todos sufren a la hora de darle vidilla a unos diálogos que no aguantan. Motivaciones ausentes, cambios de opinión repentinos, justificaciones pobres y clichés rápidos acaban desdibujando a prácticamente todo el mundo. Se salvan algunas frases impactantes pero el argumento roza lo irrisorio. Mención especial al enfrentamiento entre los dos protagonistas, que se supone centro de la trama y que incluso da nombre a la película. Visualmente fantástico pero un desastre narrativo.

 

La estética general resulta muy atractiva. Zack Snyder sabe cómo hacer que los planos entren por el ojo. Heredera directa de una iconografía clásica del comic (en 300 o Watchmen ya era evidente), la fotografía y el mismo encuadre son una traducción más o menos directa de la viñeta. Luce muy bien, pero de sustancia más bien poquito. Las escenas de acción visualmente poderosas pero vacías de emoción. La música espectacular con un Hans Zimmer que no defrauda. Los temas de Luthor y Wonder Woman todavía los tengo grabados en la memoria.

La aparición de Wonder Woman y los cameos de los demás miembros de la Liga de la Justicia ni suman ni restan pero se comen bastantes minutos que algunos personajes famélicos de sustancia podrían haber aprovechado mejor. Como siempre, el hecho de intentar expandir el universo DC (o Marvel en su caso) hace que el film se vea obligado a extenderse más allá de lo recomendable y, lo que es peor, que olvide que el objetivo último de toda película es contar una buena historia.

Batman vs Superman: Dawn of Justice. Guion deficiente, estructura y ritmo muy mejorables, interpretaciones pasables y un Batman muy sólido que merecía mucho más. No llega a resultar aburrida, lo que la salva del suspenso y ciertas escenas espectaculares hacen su visionado en el cine una experiencia más o menos entretenida, pero en conjunto el resultado es decepcionante. Tal vez en la próxima película del caballero oscuro, que será protagonizada y esta vez también dirigida por Ben Affleck podamos gozar como chiquillos.

Trailer de Batman vs Superman: Dawn of Justice:

2017-05-29T22:30:23+00:00

Leave A Comment