Café Society

Para bajar
INFO
PARA BAJAR
ACTUALES
DRAMAS
COMEDIAS

Café Society marca el puntual regreso anual de Woody Allen en este 2016. Una visión lúcida, melancólica y divertida de las parejas y del amor y desamor en un sentido más amplio. Ambientada en el Hollywood y Nueva York de los años treinta, Allen vuelve este año con su cinta más redonda desde Midnight in Paris (Woody Allen, 2011).

La historia sigue las andanzas de Bobby, joven newyorkino de origen judío (algunas cosas nunca cambian) que viaja a Los Angeles para perseguir una carrera en el mundo del espectáculo. Allí conocerá a Vonnie, secretaria de un pez gordo de Hollywood, de la que se enamorará perdidamente. A partir de ahí seguimos a Bobby en sus desventuras amorosas a la vez que reflexionamos con él sobre el amor, la tristeza, el humor, el deseo o el rechazo. Woody Allen en estado puro. Eisenberg y Stewart están muy normalitos tirando a flojos (él, tal vez, algo mejor) en lo que es el punto más débil del relato: la interpretación. Sin embargo, como siempre Allen nos regala una serie de secundarios de lujo, especialmente la familia de Bobby, su padres, sus hermanos y cuñados. ¿Cuántas veces nos habrá dibujado Allen el retrato de esa familia judía, entrañable, desternillante y caótica en su filmografía? ¿Y qué tendrá que no me canso de sus chistes, pequeños dramas y conversaciones metafísicas?

En esta cinta Allen estudia por enésima vez las relaciones humanas y especialmente de pareja. Prácticamente todos los arcos argumentales se construyen aquí a través de ellas: Bobby y Vonnie, los padres de Bobby, la hermana de Bobby y el comunista, los Stern, etc. Como pequeñas ventanas al corazón humano, Allen nos enseña las distintas dinámicas y relaciones entre todas ellas: insultos, discusiones, traiciones pero también lealtades, ternura y cariño. Prácticamente el único elemento que va por libre es el gánster Ben, hermano de Bobby interpretado genialmente por Corey Stoll.

 

En el apartado técnico Allen no sorprende ni lo pretende. Una cámara invisible nos presenta la acción y los personajes de la forma más clara, diáfana y sencilla posible. Una fotografía, eso sí, maravillosa como siempre. Y unas localizaciones fantásticas. La historia gira entre el Nueva York y el Los Angeles de los años treinta. Ambos llenos de glamour, encanto y dibujados con una nostalgia de la que solo Allen es capaz. Mención especial merecen ese sol dorado y omnipresente en Hollywood y el diseño del club en Nueva York. Música como siempre sublime al ritmo del mejor jazz.

Las películas de Woody Allen son medicina para el alma. Algunos años más flojas, otros mejores, siempre son la excusa perfecta para pasar un buen rato y sobre todo, reflexionar tranquilamente sobre la vida, la muerte y el amor. Es imposible no reflejarse en esos personajes divertidísimos, inteligentes, lúcidos y a la vez completamente chiflados que Allen dibuja una y otra vez magistralmente. Aunque es algo que nos ha contado ya mil veces, sigo disfrutando con sus chistes, situaciones y reflexiones como un enano. Uno de los pequeños placeres de la vida cinéfila.

Café Society. Woody Allen en estado puro. Entretenimiento, reflexiones y risas envueltas en un pequeño homenaje a los años treinta. Interpretaciones muy justitas. El mejor Allen desde hace tiempo.

Trailer de Café Society:

2017-05-27T14:28:47+00:00

Leave A Comment