Free Fire

Ni de coña
INFO
NI DE COÑA
ACTUALES
ACCIÓN

Después de ese maravilloso sueño de verano que fue Baby Driver (Edgar Wright, 2017) tengo que volver a la realidad cinéfila. Esta misma realidad me trae a hablaros hoy de Free Fire (Ben Wheatley, 2017), una de las mayores decepciones del año. Una cinta con una premisa genial y de la que esperaba tal vez demasiado y ha terminado dejándome muy frío. Qué penica.

La idea de Free Fire es genial. En el Boston de los años setenta, en una fábrica abandonada una compraventa de armas se tuerce y se convierte en una lucha campal primero entre dos bandos y luego en todos contra todos. Ya desde el primer trailer quedaba patente que toda la historia se contaba en tono de comedia. Yo, intrigado, me preguntaba ¿será posible contar toda una historia en mitad de un tiroteo?¿será el director capaz de equilibrar historia, personajes y acción para que no se molesten los unos a los otros con un escenario tan contenido? ¿será el humor la forma en la que encajará todo? Las respuestas a esas preguntas son lamentablemente no, no y y no.

El principal problema de esta cinta es este: no resulta entretenido ver a gente pegarse tiros durante 90 minutos. Ni aunque haya parones, chistes o pequeños diálogos. Lo siento de verdad pero la idea, que es genial, en la práctica no funciona. La acción interrumpe constantemente el diálogo y la ligerísima historia que se intenta contar. A la vez, la acción, tan prolongada en el tiempo y de tan poca intensidad acaba siendo insulsa y carente de toda emoción. Es como si todo los elementos de la película, en vez de ir en la misma dirección, se estorbaran y molestaran mutua y constantemente.

Que esta película haya terminado tan floja es un auténtico pecado si atendemos al grupo de actorazos que conforman su reparto. Sin ser estrellas de cine todos tienen muchísimo talento, que aquí se desperdicia casi constantemente. Cillian Murphy, Brie Larson, Armie Hammer, Sharito Copley… Eran el reparto perfecto para haber convertido esta película en un clásico de culto. Pero desgraciadamente de donde no hay no se puede sacar. El guion intenta sorprendernos en un par de ocasiones, pero a esas alturas estamos ya tan desconectados de la historia que estos intentos son completamente estériles.

A pesar de todo la película no se hace un suplicio y el humor en algunos tramos o situaciones funciona bien. En otros momentos quedan absolutamente ridículo. En general esta es una película ambiciosa y original pero que termina en fracaso. Algunos antecedentes claros serían ese sub-género genial de films que ocurren en una sola localización. Cintas como 12 Angry Men (Sidney Lumet, 1957), Sleuth (Joseph Mankiewicz, 1972) o Reservoir Dogs (Quentin Tarantino, 1992) entre otras son inspiración para esta Free Fire.

Free Fire. Intención admirable pero ejecución muy floja. Actores completamente desaprovechados. Una cinta muy mal equilibrada. Una pena.

Trailer de Free Fire:

2017-07-11T18:58:57+00:00

Leave A Comment