Hell or High Water

Muy buena
INFO
MUY BUENAS
DRAMAS
ACCIÓN

No sé cuántas veces he leído por ahí que el western ha muerto. Aunque lleva cuarenta años moribundo, de vez en cuando aparece un nuevo exponente que le infunde nueva energía y vida. Hell or High Water es el ejemplo perfecto de un western contemporáneo, relevante, entretenido y dramático. David Mackenzie firma con él una de las mejores películas del año sin paliativos.

Hell or High Water es un neowestern (o película del oeste ambientada en la actualidad) que transcurre en el estado norteamericano de Texas, durante una semana. En esta semana una pareja de hermanos, Tanner (Ben Foster) y Toby (Chris Pine) Howard, deciden robar una serie de bancos en pequeñas ciudades tejanas para solucionar algunos problemas económicos. Estos problemas luego se ramifican y adquieren dimensiones mucho más profundas y personales que la mera codicia. El otro lado de la historia sigue a una pareja de Rangers de Texas, Marcus (Jeff Bridges) y Alberto (Gil Birmingham), que van a la caza de los hermanos Howard. Así pues la narrativa alterna los puntos de vista y acontecimientos de los hermanos y los policías que se van entrelazando hasta el final de la historia.

Estructuralmente es una cinta muy sencilla pero muy muy bien ejecutada. Pocos personajes, motivaciones claras (que no simples) y una sucesión de eventos bien enlazados, conexos y que hacen que la película sea una delicia. Como todo buen western, hay una reflexión sincera sobre la sociedad actual y la naturaleza de la violencia humana. Avaricia, miseria, abandono, perdón, justicia y familia son temas comunes del género que aquí se tratan con mucho acierto. Es además una cinta sorprendentemente tierna (la relación de los hermanos, o el humor de los policías) que combina tonalmente con mucho acierto el drama más amargo, el cariño más humano y el humor más entrañable. No es sencillo moverse con agilidad por una paleta tan extensa de emociones y Hell or High Water lo hace sin pestañear.

 

Mención especial merece la ambientación y, en general, todo el apartado visual de la cinta. Se retrata magistralmente esa América profunda, pobre, abandonada, oxidada, tan solo ya sombra de un pasado prometedor. Pequeñas ciudades, restaurantes vacíos, carreteras infinitas, desiertos desolados configuran un paisaje casi hipnótico y profundamente evocador. Visualmente de lo mejor que he visto en todo el año. Realmente no cabe decir mucho más porque es mejor no desvelar nada de la trama. Solo mencionar que como siempre Jeff Bridges está espectacular pero es en la pareja de hermanos donde esta película acierta de pleno. Chris Pine demuestra aquí que es mucho más que un héroe de acción y Ben Foster que es uno de los mejores actores de su generación. Personajes reales, interesantes y ambiguos al servicio de una trama sencilla pero ejecutada con precisión y belleza.

Hell or High Water. El mejor western que he visto en años. Un auténtica joya oculta de este 2016 que nos acaba de dejar. Poética, nostálgica y violenta. El western no morirá nunca.

Trailer de Hell or High Water:

2017-05-25T19:43:28+00:00

Leave A Comment