Kubo and the Two Strings

Muy buena
INFO
MUY BUENAS
ACTUALES
DRAMAS
AVENTURAS

Las buenas películas de animación no son solo para niños. Apelan a sensibilidades diferentes en personas de todas las edades. Funcionan a varios niveles. Algunas ejemplos recientes serían Toy Story 3 (Lee Unkirch, 2010) o The LEGO Movie (Miller, Lord, McKay, 2014). Kubo and the Two Strings se une a esta lista por todo lo alto con la mejor película de animación del año con diferencia.

La cinta sigue las andanzas de Kubo, un niño que vive con su madre en un pequeño pueblo de un Japón medieval con tintes mágicos. Kubo se gana la vida interpretando historias con su shamisen, un instrumento musical clásico japonés que se asemeja a una guitarra acústica con tres cuerdas. Con ella Kubo recrea historias sobre héroes y villanos dando vida mágicamente a trozos de papel para formar pequeñas representaciones de origami animado. Protegido por su madre de su malvada familia, un día Kubo se ve obligado a emprender un viaje épico, siguiendo las andanzas de su padre años atrás. Cuando una película queda tan redonda, equilibrada y poética como esta, es complicado diseccionarla en una reseña. Más que ninguna otra que haya visto este año, Kubo and the Two Strings es una experiencia cinematográfica mágica. Es complicado separar la cinta en sus elementos funcionales porque el todo aquí es mucho mayor que la suma de sus partes.

Es esta una historia clásica que en términos narrativos se conoce como el viaje del héroe. Tenemos un héroe, que ante una premisa argumental debe emprender un viaje, lleno de peligros y obstáculos, para descubrirse a sí mismo y triunfar ante fuerzas malignas. Desde Ulises, pasando por Eneas, Luke Skywalker o Frodo Bolsón los ejemplos de esta estructura son innumerables. Aquí, Kubo acompañado de Monkey y Beetle emprende un viaje de venganza pero que luego se teñirá de muchos matices más complejos. Es esta una historia de venganza, sí, pero también de autonocimiento, valor, sacrificio, amor y compasión. El guion toca muchos palos con acierto, algunos de ellos poco propios de películas principalmente destinadas a niños: el peso de la familia, el pasado y los recuerdos, la soledad, las expectativas que se tienen de nosotros, el paso circular de la vida, la importancia de contar historias y la memoria como base de la identidad humana. Apuntaron muy alto con el guion de la película y han dado en la diana totalmente.

Visualmente la cinta es una absoluta maravilla. Sin lugar a dudas es la película más atractiva y emocionante visualmente que he visto desde hace tiempo. La fotografía es sublime: la paleta de colores, las tramas, las texturas, los decorados. Todo es hermoso y sorprendentemente sólido y coherente para ser una representación ficticia de un Japón mágico. Hay una corriente temática a lo largo del film de figuras de papel animadas y origami que va creciendo a medida que Kubo se hace más poderoso desde lo divertido y curioso a lo absolutamente espectacular. La animación es una mezcla de marionetas y CGI que Estudios Laika (los creadores de la cinta) han llevado aquí hasta un nivel de perfección y belleza que realmente no se puede describir con palabras. Los videos sobre el making off de la película que se pueden ver en Youtube son maravillosos y son una prueba de la dedicación y esfuerzo que el estudio pone en cada matiz del proyecto. Quiero mencionar la canción principal de la película, una versión maravillosa de la canción de los Beatles While My Guitar Gently Weeps, interpretada por Regina Spektor. La mejor canción del año. Indiscutiblemente.

El par de notas disonantes que voy a enumerar no suponen ningún problema serio ni detraen del disfrute de una película maravillo. Primero, a pesar de todo, esta es una cinta destinada principalmente a un público infantil y eso se nota. Y segundo, algunos tramos son un pelín lentos, especialmente los diez primeros minutos. Además no conocemos a uno de los villanos hasta la ultimísima escena y eso en mi opinión le resta algo de pegada emocional al final.

Kubo and the Two Strings. Maravillosa película de animación. Poética, profunda, emocionante y divertida. Cine con mayúsculas. De lo mejor de este año. Una pequeña joya.

Versión de While My Guitar Gently Weeps que os comentaba:

2017-05-27T14:29:55+00:00

Leave A Comment