Star Wars: The Last Jedi

Ni de coña
INFO
NI DE COÑA
ACTUALES
AVENTURAS
ACCIÓN

No hay otra manera de decirlo así que seré directo: Star Wars: The Last Jedi es un desastre de película. No merece vuestro dinero ni el tiempo invertido en ir a verla al cine. Si sois muy fanáticos de Star Wars, bajárosla en unos meses, la veis y punto. Es la peor película hecha nunca sobre Star Wars y la última de la saga que pienso ver en el cine. He dejado pasar unos días para ver si el enfado pasa, pero no pasa. Se queda, para siempre me temo. Rian, hijo de mi vida, qué has hecho.

Es complicado describir en detalle por qué esta película me ha parecido un absoluto desastre sin hacer spoilers masivos. Tranquilos, no pienso romper una de las promesas fundamentales de synopsis. El resumen fundamental sería este: visualmente muy bien, interpretaciones muy bien pero guión, estructura y desarrollo de personajes un horror absoluto. Mucho del esfuerzo que se hizo en The Force Awakens (J.J. Abrams, 2015) para resucitar la franquicia y darle un barniz de modernidad sin perder el alma de Star Wars se ha ido a la basura en este segundo episodio de la trilogía.

Un guión que me parece impropio de un director de la calidad y clase de Rian Johnson. Motivaciones inexistentes, giros de guión gratuitos, arcos argumentales innecesarios y sobre todo unos personajes que están completamente desconectados de los de The Force Awakens. No voy a hacer un repaso en detalle pero Poe Dameron y Finn tienen un tratamiento lamentable. Rey y Kylo están algo mejor. Pero en general la historia de esta película roza lo ridículo.

Tengo que cambiar de párrafo para hablar del tratamiento que se le da en esta cinta a Luke Skywalker. Me gustaría hacer hincapié en que no estamos hablando de un héroe al uso de una película de los setenta. Luke Skywalker es historia viva del cine, es parte de todos nosotros. Uno de los iconos culturales que más nos ha influenciado y al que amamos casi infinitamente. Cuando pensamos en Luke pensamos en nuestra infancia, en lo que era sentirse un niño e imaginar que éramos un jedi, luchando contra el malvado Imperio Galáctico. Es el referente de la nostalgia definitiva. El eslabón sagrado e intocable de nuestra memoria. Sin embargo, aquí Rian Johnson dibuja un Luke completamente diferente. Y no es que me importe ver a nuestros héroes sucumbir a su propia humanidad, pero aquí se hace de forma torpe, desequilibrada e irrespetuosa. Más allá de cualquier otra consideración, esto es imperdonable.

Las únicas dos pequeñas escenas que me produjeron cierta alegría fueron referencias directas a las películas originales. Y esto me lleva a una reflexión final: Star Wars terminó con los créditos de The Return of the Jedi (Richard Marquand, 1983). Prácticamente todo lo que se ha hecho a continuación no es más que un refrito de una obra inmortal y en cierta medida, perfecta. Para mi Star Wars es la guerra total por la Galaxia entre la Alianza Rebelde y el Imperio Galáctico. Son las aventuras de Han, el contrabandista entrañable, Leia, la valiente princesa y Luke, el héroe compasivo. Es la batalla entre Luke y el Emperador por el alma de Darth Vader. Ayer, hoy y siempre. Que la fuerza os acompañe.

Trailer de Star Wars: The Last Jedi:

2017-12-28T08:16:52+00:00

Leave A Comment